Das Moringa Blog

Hier bei NaturaLeaf sind wir alle begeisterte und erfahrene Benutzer von ökologischem, natürlichem Moringa. Wir möchten nicht nur, dass Sie unsere ökologisch zertifizierte kanarische Moringa kaufen, sondern dass Sie wirklich verstehen, wie diese erstaunliche Pflanze die Gesundheit und Lebensqualität von Ihnen, Ihren Freunden, Ihrer Familie und sogar Ihren Haustieren verbessern kann.

Wir sind ein relativ kleines Team, das alle Aspekte des Geschäfts abwickelt, von der jährlichen Pflanzung der Moringa-Samen von Hand über die Pflege der Pflanzen bis hin zur Ernte, Trocknung und Vermarktung der fertigen Produkte. Obwohl diese engagierte persönliche Herangehensweise an das Geschäft viel Zeit in Anspruch nimmt, werden wir diesen Moringa-Blog-Bereich regelmäßig aktualisieren, um Sie über die neuesten Nachrichten von Moringa Oleifera sowie über einige großartige Moringa-Rezepte von uns selbst und einige vertrauenswürdige kulinarische Experten auf dem Laufenden zu halten.

Neueste natürliche Moringa-Blogs

Hier sind die neuesten Veröffentlichungen über Moringa vom NaruraLeaf-Team. Sie können diese Artikel auch über die Schaltflächen "Teilen" am Ende jedes Blogs in Ihren sozialen Medien veröffentlichen.

Moringa Gesundheits- und Fitness-Blogs

Hier können Sie die neuesten Artikel über Moringa, Gesundheit, Fitness und alles, was damit zu tun hat, lesen.

Moringa Rezepte

Die Einnahme von Moringa Oleifera mit Kapseln ist eine garantierte Methode zur Kontrolle Ihrer täglichen Aufnahme. Sie können aber auch natürliches Moringa als Teil einer Vielzahl von herzhaften Gerichten, Desserts, Broten, Säften und Smoothies verwenden. Für viele kann der Geschmack von Moringa ziemlich bitter sein. Deshalb haben wir zwischen dem NaturaLeaf-Team und unseren erfahrenen kulinarischen Mitarbeitern einige großartige Rezepte aufgelistet, mit denen Sie die besten gesundheitlichen Vorteile von Moringa in Ihrer täglichen Ernährung erzielen können Einige leckere Gerichte, die Ihre ganze Familie lieben wird.

Moringa und unsere Haustiere

Moringa ist nicht nur gut für Menschen; Auch unsere Haustiere können davon profitieren. Hier sind einige nützliche Artikel über reale Erfahrungen von Haustieren, die von einer mit Moringa Oleifera angereicherten Ernährung profitiert haben.

Archiv; frühere Moringa-Blogs

Wir aktualisieren unseren Moringa-Blog-Inhalt regelmäßig, sodass ältere Beiträge in der Regel ganz unten auf dem Stapel stehen. Aber keine Sorge, wenn Sie einen unserer Moringa-Artikel verpasst haben, finden Sie ihn hier.

I first came across Moringa about 15 years ago. A family member in Galicia, North Spain, had been recommended to take a few capsules of Moringa Oleifera each morning to reduce liquid retention which had been constantly causing her serious discomfort in both lower legs. After years of taking prescribed medication which, at best, provided mediocre results, she had found her “Holy Grail”. After just a few days, the swelling decreased. After a few weeks, her legs were almost back to normal. She could comfortably fit into footwear which had previously been restrictive due to the liquid retention around her ankles. I witnessed the first of many demonstrations over the years of how this incredible plant, Moringa Oleifera, could improve quality of life.


Fast forward to 2020, we are enduring the second wave of a viral pandemic. As the months roll on, between the bitter politicization, the conspiracy theories, the economic fallout, the fake news and the fear, some valid and useful scientific facts are actually making their way to the surface.It appears that the severity of infection from COVID-19 is relative to the viral load. A short, sharp exposure to a high viral load seems to catch our immune system snoozing, and can lead to more severe symptoms in comparison to exposure to a less dense load of the virus. Also, there are some early indications that repeated very light exposure to the virus over time could, without actually triggering an infection, precondition our immune systems to the point where we are more prepared to resist infection upon exposure to a higher viral load (adaptive immunity). But one of the most logical and sensible scientific studies which has been published came out of the Journal of Infection and Public Health in July of this year. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1876034120305670

The study, Immune Response in COVID-19; A Review, states;

"Because there is no registered medicine or vaccine against COVID-19, the immune system is the best defense because it supports the body’s natural ability to defend against pathogens (viruses, bacteria, fungi, protozoan, and worms) and resists infections. As long as the immune system is functioning normally, infections such as COVID-19 go unnoticed. However, when the body encounters germs or viruses for the first time, the immune system cannot work properly, and illness can occur. This scenario is what has occurred in the case of COVID-19".


So, the human race will be able to fight off COVID-19, just as it does with most common illnesses. Unfortunately, it is apparent that some of the population are not ready yet.

So what if we collectively try to optimize, or even increase the capability of our immune system? Could this be a part of the puzzle? Could a turbocharged immune system help us to resist a higher viral load? Could we make our own immune systems the primary weapon to cut off COVID-19 from mass circulation?


Whilst pharmaceutical giants celebrate as their stock-market values soar each and every time that they announce a development in their race to develop and test their vaccine, perhaps not enough government or media attention has been focused upon ourselves and our own capacity to take control of the pandemic. Perhaps we would rather endure social distancing, wearing masks, or restrictions of movement rather than quitting smoking, drinking less or giving up candy bars and oven ready delicacies, laced with hormones and chemical additives. Is it that we would prefer to see our economy fall into the abyss rather than spend a little more each month on healthy, organic food and natural immune system optimizers?

The pharmaceutical industry is not really to blame. It is just doing what it does, taking advantage of our apathy. It is OUR responsibility to take care of OUR own bodies as much as we possibly can. This isn’t 1960. The information is out there, it’s freely available to anyone who is willing to spend a little time filtering out the misinformation in order to find what they really need to do in order to free themselves from the chains of a destructive mainstream diet.

So, what’s all this got to do with Moringa? Well, just about every clinical study of Moringa Oleifera on human subjects has indicated that one of its main properties is its powerful ability to optimize the immune system. Let us not forget that poverty and the consequent poor diet available to the socio-economically disadvantaged population were catalysts of the 1918 pandemic. If more of the world's population had access to a healthier and adequate diet, perhaps the virus might not have been able to get such a deadly grip on the human race. This time around, perhaps it's the obesity, the cholesterol, the excess sugar and the "E" numbers lurking in processed foods which are holding the door open to the pandemic. Am I claiming that Moringa Oleifera is some miracle cure for COVID-19? Of course not, that would be absurd and irresponsible. Moringa isn’t a “Holy Grail” to end this pandemic. But the bottom line is that short to medium term use of Moringa could possibly help us to not become infected under some circumstances, or in the worst case scenario, it might prepare our bodies to fight off an infection more efficiently. As there is no real downside to taking Moringa, there’s nothing to lose but potentially everything to win.

As my family member in Galicia discovered all those years ago, Mother Nature often holds the key. Sometimes we just need the motivation to pick up that key and open the door for ourselves.



La Moringa Oleifera contiene muchos nutrientes, incluyendo proteínas, por lo que es un complemento perfecto para los platos vegetarianos o veganos.
Receta de Moringa

Recetas de cocina con Donata Medina, Dietista Nutricionista “tu dieta online” y colaboradora con NaturaLeaf Moringa Canaria.





Nota de esta receta: tenemos las maravillosas propiedades de la Moringa NaturaLeaf, juntos con las especias y la buena proteína que aportan los garbanzos y la Moringa. Disfruta de comer de cuchara con una comida vegetariana y saludable.



Ingredientes:

  • 1 taza de garbanzos (dejar en remojo la noche anterior), otra opción son los tarros de garbanzos precocinados.

  • 2 puerros

  • 2 zanahorias

  • 2 cucharadas de aceite de oliva o de ghee (mantequilla clarificada)

  • Un ramillete de Setas frescas

  • 1 tarro de mezcla de setas

  • 1 cucharita de polvo de Moringa NaturaLeaf

  • 1 rodaja de jengibre picadito muy pequeño

  • 1 cucharita pequeña de cúrcuma

  • ½ cucharita de pimienta negra molida

  • 1 cucharita de cominos negros o el comino que tengas en casa (a ser posible en semilla)

  • 1 cucharita de Ajwain (es otro tipo de cominos)

  • 2 clavos de olor.

  • 1 cucharita de pimentón de la vera (opcional)

  • 1 hoja de laurel

  • Cucharita de Sal marina o de Himalaya

  • Agua tibia

  • Perejil fresco (opcional)



Siga estas instrucciones para un perfecto y saludable plato principal con Moringa.
Receta de Moringa - Preparación.

Preparación:


  1. Lavamos, pelamos y cortamos el puerro y la zanahoria. Ponemos en un caldero a calentar agua.

  2. Troceamos las setas y lavamos la mezcla de seta del tarro.

  3. Calentar un caldero a fuego medio con ghee o aceite de oliva, el jengibre, las especias a excepción del pimentón, removiendo lentamente.

  4. Añadimos los puerros mientras removemos. Una vez cocinado el puerro incorporamos las setas y la mezcla de setas. Seguir removiendo con cuidado e ir añadiendo la Moringa NaturaLeaf, la hoja de laurel y poco a poco los garbanzos removiendo suavemente.

  5. Ponemos el agua tibia hasta cubrir el guiso y dejamos cocinar a fuego moderado hasta que la legumbre esté tierna. A los diez minutos añadir la zanahoria. Se queda en color verde por la Moringa.

  6. Añadimos la sal, añadir más según gusto (recuerda moderar el uso de la sal) y añadimos el pimentón.

  7. Lavamos y picamos el perejil finito para ponerlo una vez cocinadas las garbanzas.

  8. Acompañar con unas cucharas de arroz tipo Basmati.


El polvo de moringa de NaturaLeaf es el formato más económico para cocinar.
NaturaLeaf Moringa en polvo.

La primera vez que oí hablar de la Moringa oleífera, fue hace unos 15 años. A un miembro de mi familia en Galicia, le habían recomendado tomar unas pocas cápsulas de Moringa Oleifera cada mañana para reducir la retención de líquidos, que constantemente le causaba serias molestias en ambas piernas. Tras años de tomar la medicación prescrita, que en el mejor de los casos ofrecía resultados mediocres, había encontrado su "Santo Grial". En unos pocos días, la hinchazón disminuyó y después de tan sólo unas semanas, sus piernas volvieron prácticamente a la normalidad. Podía calzarse de nuevo cómodamente el calzado que antes le estaba restringido, debido a la retención de líquidos en sus tobillos. Y así es como fui testigo por primera vez (la primera de muchas demostraciones a lo largo de los años) de cómo esta increíble planta, la Moringa Oleifera, podía mejorar la calidad de vida de las personas.


Avanzando rápidamente hacia el 2020, estamos soportando la segunda ola de una pandemia viral. A medida que pasan los meses, entre la amarga politización, las teorías de conspiración, las consecuencias económicas, las noticias falsas y el miedo, algunos hechos científicos válidos y útiles están saliendo a la superficie. Parece que la gravedad de la infección por COVID-19 es relativa a la carga viral. Una exposición corta y aguda a una carga viral alta, puede asaltar a nuestro sistema inmunológico por sorpresa, conduciendo a síntomas más severos en comparación con la exposición a una carga viral menos intensa. Además, hay indicios tempranos de que una exposición ligera y repetida al virus a lo largo del tiempo, podría (sin desencadenar realmente una infección) condicionar previamente nuestro sistema inmunológico hasta el punto de que estemos más preparados para resistir la infección, al exponernos a una carga viral más alta. Es lo que se conoce como inmunidad adaptativa.


Pero uno de los estudios científicos más razonables y sensatos que se han publicado, es el del Journal of Infection and Public Health, de Julio de este año. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1876034120305670

El estudio, Immune Response in COVID-19; A Review, afirma; "Debido a que no hay ninguna medicina o vacuna registrada contra el COVID-19, el sistema inmunológico es la mejor defensa, porque apoya la capacidad natural del cuerpo para defenderse contra los patógenos (virus, bacterias, hongos, protozoos y gusanos) y resiste las infecciones. Mientras el sistema inmunológico funciona normalmente, las infecciones como la COVID-19 pasan desapercibidas. Sin embargo, cuando el cuerpo se encuentra con gérmenes o virus por primera vez, el sistema inmunológico no puede funcionar correctamente y se pueden producir enfermedades. Este es el escenario de lo que ha ocurrido, en el caso del COVID-19". El organismo humano es capaz de luchar contra el COVID-19, al igual que lo ha hecho con la mayoría de las enfermedades comunes. Sin embargo, desafortunadamente, parece evidente que parte de la población aún no está preparada.


Entonces, ¿qué pasaría si colectivamente tratásemos de optimizar, o incluso potenciar la capacidad de nuestro sistema inmunológico? ¿Podría ser esta una parte del rompecabezas? ¿Podría un sistema inmunológico turbo-alimentado ayudarnos a resistir una carga viral más alta? ¿Podríamos hacer que nuestro propio sistema inmunológico fuera la punta de lanza contra la circulación masiva del COVID-19? Mientras que los gigantes farmacéuticos se felicitan, y sus valores bursátiles se disparan cada vez que anuncian un avance en la carrera por desarrollar y probar su vacuna, tal vez no se ha centrado suficientemente la atención del gobierno, o de los medios de comunicación, o de nosotros mismos, en las personas, y en nuestra capacidad para controlar la pandemia. Tal vez preferimos soportar el distanciamiento social, el uso de máscaras o las restricciones de movimiento, en lugar de dejar de fumar, beber menos o renunciar a las barras de caramelo y las delicias listas para el horno, aderezadas con hormonas y aditivos químicos. ¿Preferiríamos ver nuestra economía caer en el abismo, en lugar de gastar mensualmente un poco más en comida sana, orgánica, o en alimentos que nos ayuden a reforzar nuestro sistema inmunológico de forma natural?


La industria farmacéutica no tiene la culpa. Sólo está haciendo lo que hace, aprovechándose de nuestra apatía. Es NUESTRA responsabilidad cuidar de NUESTROS propios cuerpos tanto como podamos. Esto no es 1960. La información está ahí fuera, disponible gratuitamente, para cualquiera que esté dispuesto a emplear un poco de tiempo en filtrar la desinformación, encontrando lo que realmente se necesita hacer para liberarse de las cadenas de una dieta destructiva.


Entonces, ¿qué relación guarda todo esto con la Moringa? Bueno, casi todos los estudios clínicos sobre la Moringa Oleifera en humanos han indicado que, una de sus principales propiedades, es su poderosa capacidad para optimizar el sistema inmunológico. No olvidemos que la pobreza y una dieta inadecuada, producto de una situación socioeconómica desfavorable, fueron los catalizadores de la pandemia de 1918. Si la mayor parte de la población mundial tuviera acceso a una dieta más saludable y adecuada, tal vez el virus no hubiera sido capaz de ejercer un control tan letal sobre nosotros. Esta vez, quizás sean la obesidad, el colesterol, el exceso de azúcar y los números "E" que acechan detrás de los alimentos procesados, los que mantienen las puertas abiertas a la pandemia.


¿Estoy afirmando que la Moringa Oleifera es una cura milagrosa para COVID-19? Por supuesto que no, eso sería absurdo e irresponsable. La Moringa no es el "Santo Grial" para acabar con la pandemia. Pero la conclusión, es que el uso de Moringa a corto y medio plazo podría ayudarnos a reducir el riesgo de infección en algunas circunstancias, o en el peor de los casos, podría preparar nuestro organismo para luchar contra la infección de forma más eficiente. Como no hay ningún inconveniente real en tomar Moringa, no hay nada que perder, pero sí, potencialmente, mucho que ganar.


Como un miembro de mi familia en Galicia descubrió hace ya tiempo, la Madre Naturaleza a menudo tiene la llave. A veces, sólo nos hace falta motivación para tomar esa llave, y abrir la puerta por nosotros mismos.